Publicidad

JAÉN.- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Jaén denuncia la situación de extrema gravedad que sufre el Juzgado de lo Penal número 4 de Jaén por falta de personal. El Consejo General del Poder Judicial estable la carga de trabajo para los Juzgados de lo Penal que sitúa en una horquilla de 328 a 392 procedimientos abreviados y de 369 a 441 ejecutorias. En 2014, dicho juzgado contaba con 581 y 846 procedimientos y ejecutorias, respectivamente. Es decir, una carga de trabajo del 148 % para los primeros y 192 % para las segundas. “Situación crítica donde las haya”, añade contundentemente Roberto Vázquez, responsable del Sector de Justicia de CSIF Jaén.

Este juzgado nació en 2010 condenado al colapso por la carga de trabajo previsible. Al  igual que el resto de los Juzgados Penales, este conoce de los delitos cometidos en la provincia de Jaén cuya pena no supere los cinco años de prisión o pena de multa cualquiera que sea su cuantía, pero además conoce en exclusiva del grueso de los delitos de violencia contra la mujer.

Para CSIF, el número de empleados públicos es muy insuficiente para hacer frente al volumen de trabajo que se registra y para las presiones de tiempo de respuesta asignadas a las tareas que se realizan y más cuando tratan asuntos tan delicados como los procesos de violencia de género. Según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía el juzgado tiene una carga de trabajo del 175 %. “Esta situación puede llevar retrasos indebidos que perjudiquen o pongan en peligro la adecuada protección a las víctimas, pese al esfuerzo considerable y constante de todo el personal del Juzgado de lo Penal nº 4 de Jaén”, detallan desde CSIF.

En aras de una protección integral de las mujeres víctimas de violencia de género, esta Central Sindical exige que se adopten medidas de refuerzo urgentes consistentes en la asignación de más funcionarios en el Juzgado de lo Penal nº 4 de Jaén, al menos uno del Cuerpo de Gestión y otro del Cuerpo de Tramitación, debido a que es el único juzgado de lo penal que no tiene refuerzos en la provincia. “La política de la Administración es muy sensible al tema de la violencia de género e implementa medidas de sensibilización, prevención y detección en el ámbito educativo, informativo (medios de comunicación, publicidad) y sanitario, pero todas esas medidas quedan cojas si no se dota de suficientes recursos humanos para que el ámbito judicial cumpla con su deber de juzgar y ejecutar lo juzgado”, concluye Vázquez.