Publicidad

JAÉN.- El equipo educativo del centro de menores Carmen de Michelena de Jaén se vio obligado a denunciar ante la Fiscalía de Menores y la Comisaría de Policía Nacional la extrema situación de conflicto que sufren en dicho centro. Esta situación de violencia y conflictividad que vive el centro es debido a las vejaciones, insultos y amenazas producidas por algunos de los menores internados a este equipo de trabajadores.

Los empleados públicos llevan soportando más de dos meses estos ataques continuados, teniendo que acudir la Policía Nacional al centro prácticamente a diario para tratar de intermediar y velar por la seguridad e integridad del resto de menores y del personal que allí trabaja. De todos estos hechos tiene conocimiento tanto la Dirección del centro como la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales sin que hasta el momento se haya dado solución a esta problemática continuando en grave riesgo la integridad física de los trabajadores.

Ante la falta de actuaciones de la Administración Pública, un trabajador denunció a un menor a la Policía Nacional el pasado día 24 de febrero por graves insultos y amenazas con un tenedor. Desde Csif consideramos intolerable la falta de soluciones por parte del centro y de la Administración ante esta grave y continuada situación extrema del Carmen de Michelena.

Csif insta al traslado de estos menores conflictivos a un centro específico dotado con los medios necesarios para la atención de estos internos por entender que están en serio peligro la integridad física de los menores como de los empleados de dicho centro.