Publicidad

JAÉN.- Tres puntos separan al Real Jaén del Granada B, su próximo rival. El equipo jiennense es actualmente octavo en la clasificación. El equipo nazarí cuarto. Perder significaría empezar a decir adiós incluso a los puestos de playoffs. “El rival es un equipo potente, con jugadores de mucho futuro, hecho a conciencia para estar arriba. Necesitamos estar muy concentrados, hacer un buen partido a nivel defensivo y tratar de aprovechar nuestras oportunidades”, señala Rafael Berges, entrenador del Real Jaén.

El mister ha comparecido ante los medios de comunicación y lo ha hecho apelando a la unión de todos, y a la confianza en un bloque que semana a semana desprende mejores sensaciones en su trabajo: “ha sido una semana especial, se ha trabajado muy bien y queremos ir a por todas. Sabemos que mucha de nuestra afición se ha desplazado hasta allí, y tenemos que hacer un buen partido e ir a por el triunfo. Será un partido complicado, necesitaremos hacer un choque sobrio, serio y completo, hay que saber manejar los tiempos del partido y tener más profundidad. A nivel de afianzar opciones importantes es un partido clave. El trabajo está siendo bueno, yo confío en la plantilla al máximo. La gente está volcada y esto tiene que dar sus frutos. Necesitamos un buen resultado para refrendar todo”.

El entrenador irradia satisfacción por la evolución del equipo, aunque se muestra cauto a la hora de evaluar la dificultad del choque de mañana frente al Granada CF “B”. Berges tiene claro que sólo un resultado positivo refrendará el trabajo que se viene haciendo: “Nuestra gente está loca por empezar a pegar saltos de alegría, somos nosotros los que tenemos que provocar eso compitiendo al máximo. Tengo mucha ilusión en el partido de mañana, he visto al equipo con un gran espíritu, y aunque sabemos que esto no va a ser fácil, vamos a pelear y a luchar. Con la cabeza y nuestra gente por delante. Hay que ponerlo todo en el campo para acabar con esta inquietud, y reforzar nuestra idea de juego. Hablar es sencillo, hacen falta resultados. Creo que estamos ganando en consistencia, pero nos falta profundidad y llegada. Nuestra meta es ser mejores cada día en una liga tan igualada como ésta. El ser más consistentes nos va a permitir competir mejor, dar sensación más compactada. Desde ahí podemos crecer en el resto de facetas”.

Y habla del futuro inmediato. “Tenemos que remar todos juntos en este tramo decisivo. Nos centramos en el partido de mañana, ante un gran rival como local. Sólo pienso en eso, quiero jugar cuanto antes, lo hemos preparado bien, y sólo queda ver si esa dosis de fortuna necesaria aparece. Lo necesitamos todos, el equipo y nuestra afición, por estar paciente sumando siempre, desplazándose además en gran número hasta allí. Por ellos hay que morir en el campo. Creo que va a salir bien”.

Y prosigue su razonamiento: “A veces hace falta “algo más” para ganar, circunstancias que faltan. Hay que poner más, estamos en un momento clave, estamos para pelear con todos hasta el final. Hay algunos cambios, pero siempre en línea de intentar consolidar un equipo, un bloque. Lo justo y necesario, no demasiados”.