Publicidad

JAÉN.- Hoy, 19 de febrero se celebra en muchos lugares del mundo el día internacional contra la homofobia en el fútbol. Esta celebración coincide con la fecha de nacimiento Justin Fashanu, el primer futbolista profesional que reconoció públicamente y en activo su homosexualidad. En 1990 Justin Fashanau se convertía en el primer futbolista profesional en salir del armario: 8 años después se suicidaba ante la presión mediática. Para celebrar esta efeméride la Federación Andaluza Arco Iris y la asociación de prensa deportiva organizan una mesa redonda en la sede del Colegio de Periodistas de Málaga.

El estudio «Fútbol y homofobia» es el primero en España en estudiar los niveles de tolerancia a la diversidad sexual en el «deporte rey». En el estudio participan clubes de fútbol de las ocho provincias andaluzas. El cuestionario que sirve de base para la realización de este estudio se encuentra accesible para su descarga en la web www.contralasreglas.tk. Y el Real Jaén ya ha sido uno de los primeros equipos en contestar y enviar sus resultados. Además se ha enviado a otros equipos de la provincia como el Linares. En este estudio, aún en proceso, participan  los 4 equipos andaluces en primera división (Córdoba CF, Granada CF, Málaga CF y Sevilla FC), así como con otros clubes de categorías inferiores y emblemáticos en Andalucía por su trayectoria e importancia Real Betis Balompié, UD Almería, Recreativo de Huelva o Cádiz CF.

Joaquín Piedra pertenece al departamento de Educación Física y Deporte de la Universidad de Sevilla, institución en la que se inscribe el grupo de investigación (HUM-962) Deporte y Sociedad, que ha puesto en marcha, en colaboración con la Federación Andaluza Arcoiris, este estudio sobre el clima de tolerancia hacia la diversidad sexual en el fútbol. «Para ello estamos aplicando un breve cuestionario que valora las actitudes hacia la diversidad sexual en el deporte. El objetivo es conocer el clima a todos los niveles de competición federada, desde las categorías más locales hasta la primera división».

Para Piedra «en España el fútbol constituye hoy día un ámbito de dominación masculina, con una clara tendencia a rechazar a aquellas personas que se salen de la normal. En este sentido, el carácter heteronormativo del fútbol ha provocado que la homosexualidad (y demás minorías sexuales) sea un tema tabú, silenciada en la mayoría de los casos pues es fuente de conflictos». Los datos obtenidos en el estudio servirán para dibujar un mapa de tolerancia/rechazo a las diversidades sexuales en el fútbol andaluz, tanto entre futbolistas masculinos como femeninos. Las conclusiones del trabajo será de utilidad para los colectivos LGTB de cara a realizar campañas más eficaces contra la homofobia en el ‘deporte rey’ en nuestro país. De igual modo, los datos del informe permitirán a las autoridades e instituciones deportivas conocer la situación real en cuanto a las fobias hacia las minorías sexuales.

Para Gonzalo Serrano, presidente de la Federación Andaluza de Arcoiris «es necesario que las personas homosexuales nos hagamos visibles en todos los ámbitos, especialmente en aquellos donde aún parece haber mayores niveles de homofobia y con esta exposición pretendemos mostrar a deportistas homosexuales que viven su vida con normalidad sin esconderse, animar a los demás a hacer lo mismo e invitar a lesbianas y gays a  practicar deporte y a vivir sus vidas con autoestima».

Por su parte Isabel Martínez, presidenta de la asociación de padres y madres con hijos homosexuales Familias por la Diversidad, comenta que en algunos entornos deportivos aún se muestra demasiada homofobia en el lenguaje y las actitudes, ya que en ellos a menudo se asocia la competitividad con la masculinidad y por ello se insulta al chico que «no corre lo suficiente» con la palabra «maricón» o «nenaza» y se llama «marimacho» a las chicas que compiten y obtienen buenos resultados deportivos.