Publicidad

Real Jaén: Toni García, Joel, Álex Cruz, Fran Miranda, José Cruz, Óscar Quesada, Brian, Borja Prieto, Molina, Santi Villa y Montero.

Marbella: Reina, Marcos, Herrera, Paco Aguza, David Garrido, Iosu, Diego Segura, , Jorge Giménez, Expósito, Guillem y Nacho.

Muchos reclamarán que quizá el partido no se ganó por una jugada puntual, por si un balón salió o no del terreno de juego. Pero no se puede estar jugando con fuego todas las semanas. Partido a partido se espera a última hora para arreglar los males que acechan durante todo el encuentro. En Arroyo se consiguió y se pensó que era el momento de la remontada. Pero la derrota en La Roda, en Cádiz y un empate en casa, son goles, contra el Marbella dejan a las claras cuál es el futuro del conjunto jiennense y no parece que pase, ahora mismo, por los playoffs y ni mucho menos, sería de locos pensarlo, quedar en primera posición, teniendo en cuenta que está a 16 puntos del equipo gaditano, primero en la clasificación. Poco a poco se ha ido descolgando el Real Jaén en la clasificación y, al final, a pesar de ser la temporada para volver a la división de plata, se va a convertir en un paseo, relativamente tranquilo en Segunda B. Ahora mismo es octavo con 36 puntos con muchos equipos igualados y en pocos puntos. Muy lejos de las aspiraciones de la plantilla y la afición. Y no parece que el cambio de entrenador, Aybar-Berges, haya mejorada en nada o casi nada al conjunto blanquillo.

Pocas fueron las ocasiones durante la primera parte del Real Jaén, una nada más empezar el encuentro por parte de Santi Villa y lo que pudo pasar, después, es algo que ya ha vivido. El portero jiennense salvó una clara ocasión marbellí que a punto estuvo de dar un susto en La Victoria. Prieto y Santi Villa pudieron adelantar al conjunto jiennense antes de que se acabaran los primeros cuarenta y cinco minutos pero el marcador se quedó en tablas cuando los jugadores enfilaban el vestuario para el descenso. La vuelta trajo más de lo mismo. Un Marbella muy cerrado y los jugadores jiennenses que dominan pero sin tener ocasiones claras de gol y poca definición. En el 75 pudo ser jugada clave con la expulsión por doble amarilla de Miranda, pero en el 78 hubo un relevo que pudo cambiar el signo del partido. Sutil revolucionó el encuentro y, con uno menos, el Real Jaén siguió encerrando en su cancha al equipo malagueño. Pero al final de los noventa minutos el marcador seguía siendo el inicial. Y en la prolongación la jugada más importante del encuentro. Montero marcó tras pase de Brian pero el árbitro lo anuló porque el juez de línea levantó el banderín al entender que el balón había salido por el fondo. Un resultado final, justo aunque en el último suspiro se pudo llevar el Jaén el partido.