Publicidad

JAÉN.- Rafael Berges cree en el triunfo de esta semana. Así lo ha planteado, expresando con claridad su sentir en su comparecencia semanal ante los medios. “Estamos reforzados. Fue una decepción no ganar en el Carranza, pero sacamos muchas cosas buenas de Cádiz. Anteriormente, somos conscientes de que hemos cometido una gran cagada en La Roda, por lo que estamos muy deseosos de dar la vuelta a la situación. En momentos faltó profundidad y llegada, pero sí hemos generado. Con todo, es un factor a mejorar; hemos demostrado consistencia y seguridad, pero desde tres cuartos de campo necesitamos solucionar y finalizar las ocasiones”.

El preparador cordobés ha transmitido su entusiasmo por revertir una situación en lo clasificatorio que lleve al Real Jaén CF de vuelta a los puestos cabeceros, y asegura, cuenta con una mejora progresiva del equipo para ello. Ha defendido la respuesta de la afición y su valoración, pasando la presión al equipo sobre el que, a su juicio, recae la responsabilidad mayor, como no podía ser de otra manera. Quiere alejar toda forma de pesimismo, y concentrar fuerzas alrededor de un objetivo común: “Tendremos que ajustar con gente que esté más fresca para un partido tan importante como el del domingo. Partido complicado, fuerte, y que nos va a exigir un buen esfuerzo. Necesitamos ganar. Entiendo las urgencias, tenemos que mejorar muchas cosas. Cada domingo, cada partido, es vital para nosotros. Necesitamos el máximo apoyo de la gente, pero somos nosotros los que tenemos que provocar cosas. Nuestra afición, en cuanto les demos cosas, nos va a ayudar, lo están deseando. Es el equipo el que tiene que demostrar esa ambición. Necesitamos ganar, y más en casa. Debemos generar un clima de fortaleza en casa, los objetivos pasan por mejorar en lo local”.

Y lanza un mensaje de optimismo sobre los proximos partidos: “Yo veo a la gente implicada y comprometida. Estamos en una fase muy igualada, de la que tenemos que salir con el trabajo de todos. Estamos viendo que cualquiera te saca los colores. Los jugadores están preocupados por mejorar y sacarlo adelante. El vestuario está unido. Comprendo la posición de la gente, pero necesitamos algo más de tiempo para tirar al equipo hacia arriba. Percibo mucho pesimismo alrededor. Estamos a tres puntos de play off y quedan catorce partidos aún, está todo abierto. Está claro que somos los primeros que debemos reaccionar. No me quito un ápice de responsabilidad, pero hay que tirar del carro entre todos”.