Publicidad

JAÉN.- El alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya, el concejal de Mantenimiento Urbano y Participación Ciudadana, Manuel del Moral, junto a los técnicos del área de Urbanismo y al hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, Francisco Gutiérrez, ha visitado el Camarín de Jesús para comprobar el estado de la techumbre y ver las consecuencias de las goteras en el edificio. José Enrique Fernández de Moya ha recordado que “fue el anterior equipo de Gobierno quien recepcionó, allá por el año 2009, este edificio de titularidad municipal.

El primer edil ha asegurado que “teniendo en cuenta que el Viernes Santo es el 3 de abril; por tanto, el Lunes de Pascua es el 6 de abril; justo cuando termine la Semana Santa y también ya las lluvias desaparezcan procederemos a llevar a cabo esa intervención, actuar ahora sería una insensatez. Lo hemos diseñado así con el Hermano Mayor de la Cofradía pensando en el beneficio del Camarín de Jesús, para salvaguardar el patrimonio municipal y para proteger a las Imágenes”.

El alcalde ha adelantado que “en la mañana de hoy nos hemos personado; la semana que viene, tanto técnicos del área de Urbanismo como de Mantenimiento Urbano harán un estudio y un diagnóstico minucioso de la zona para saber, en entre otras cuestiones, la cuantía necesaria para ejecutar estos trabajos”.

El hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, Francisco Gutiérrez, ha manifestado que “la visita del alcalde al Camarín es para buscarle una solución al tema de las goteras después de 5 años esperando. Dentro del Camarín las goteras están concentradas en el presbiterio, curiosamente porque es la zona nueva; en los tejados antiguos no existen estos problemas”.

El hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores ha hecho memoria para explicar que “cuando empezaron los problemas de humedades nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento, con el anterior equipo de Gobierno; pero, la situación del Ayuntamiento y de la obra no eran las más propicias para reclamarle nada a la empresa ya que no se le había pagado”.

Francisco Gutiérrez ha añadido que “la cofradía hizo un escrito para que quedara constancia de cuando y donde empezaron los problemas porque aunque nosotros se lo comunicamos al anterior equipo de Gobierno, se acercaban las elecciones y queríamos dejar constancia de los desperfectos de los trabajos de rehabilitación”.