Publicidad

JAÉN.- Fue una noche vibrante de boxeo entre dos equipos que fueron a por la victoria desde el primer tañido de la campana. La cita que enfrentaba al equipo de Boxeo Jaén de la mano del C.D. Cuadrilátero frente a un equipo boxístico de Vallecas, se repetía meses después, esta vez en la capital de España. Era un encuentro de ida y vuelta pactado desde el principio. Y los resultados no habían podido ser más igualados en la ida en Jaén donde se cosecharon 3 victorias, 3 derrotas y 1 nulo. El sábado pasado el equipo jienense actuaba fuera de casa, en territorio “hostil”, en una de las sedes mas históricas del boxeo español, los bajos del estadio del Rayo Vallecano, situados en la calle Payaso Fofó de Madrid. Algunos de los boxeadores repetían sus enfrentamientos, otros cambiaban de rival por distintas razones pero la velada era un Madrid vs Jaén en toda regla.

Y así comenzó esta gala de boxeo ante 400 seguidores madrileños, un publico exigente, sabio y muy respetuoso que pudo presenciar el buen estado del boxeo de la capital y por supuesto el de Jaén, que no le quiso dar el placer al respetable de lo que andaba buscando: alzarse con todas las victorias locales. En las esquinas locales dos clubes madrileños defendían su campo: el Team Schuster y el club organizador Miguel Sánchez, en honor al erudito del boxeo madrileño y español del mismo nombre. En la esquina visitante seis boxeadores del club deportivo cuadrilátero de Jaén y una representante del club Palestra de Linares.

Comenzaron los duelos en la categoría de pesos ligeros entre José María García de Madrid frente al jienense Andrés Cueva que hacia su debut. Combate entre novatos con muy buena disposición y maneras donde se alzó con la victoria el boxeador local fruto del nerviosismo del debut del jienense.

El siguiente enfrentamiento fue en la categoría de welter ligero -64 kg- entre el local Daniel Borona y su rival jienense Jesús Fernández Medina, el poni. En el enfrentamiento de ida ya ganó a los puntos el de Jaén. El pasado sábado disipó las dudas de su superioridad ganando todos los asaltos con una excelente demostración de actitud ganadora y técnica de boxeo.

Con el casillero en tablas, saltaron al ring dos boxeadoras que también se habían enfrentado en la ida en Jaén. La madrileña Joana Pastrana, una de las boxeadoras mas prometedoras del panorama nacional repetía duelo con la linarense María José Martin. No hay mucho que contar en este combate: amplia superioridad de la madrileña que se postula como una verdadera joya del boxeo español en los 50 kg. Inapelable esfuerzo de la de Linares aguantando todo el combate y sacando alguna contra con sus puños cuando su rival descuidaba algún ataque. Clara victoria a los puntos de Pastrana.

El siguiente enfrentamiento también se realizo en Jaén entre el madrileño Julián Alonso y el jienense Juanjo Ortega. En la ida éste se alzó con la victoria pero en la vuelta, el madrileño cambió el resultado ganando por puntos, aunque un nulo tampoco hubiera dejado descontento a nadie. Combate trabado y deslucido para el publico en la categoría welter, 69kg.

Salieron la ring los siguientes protagonistas de la noche. En categoría de peso medio- 75kg- se enfrentaban el madrileño Mario Fernández frente al jienense José Tomás Colmenero. El madrileño, quizás con menos experiencia pero buena base boxística y multitud de seguidores en la grada. A colmenero la presión del respetable no se lo iba a poner fácil. Pero no dio opción. Salió desde el primer momento golpeando más y mejor, con profundidad en sus golpes y repitiendo ataques para elevar su puntuación en las cartulinas de los jueces. Así fue, Colmenero venció por decisión unánime con muchas protestas del publico que esperaban ver triunfar a su paisano que no pudo con la superioridad del de Jaén.

En la misma categoría de peso se enfrentaron el madrileño Alex Rodríguez y Eugenio Ojeda de la Carolina. Fue un combate duro entre dos deportistas fuertes y preparados. Desde muy pronto el madrileño acusó una hemorragia nasal, pero el medico y juez de la contienda no contemplaron gravedad en la misma para parar el combate durante los tres episodios. Ojeda mas móvil, Rodríguez más fuerte, quien consiguió conectar un potente golpe en el segundo round que fue determinante para el devenir del combate, provocando la caída de Ojeda y la consecuente cuenta de protección: victoria a los puntos del local trabajada pero contundente.

El combate estelar de la noche que cerraba la gala enfrentaba al local Félix Carpintero frente al jienense José Cevallos en la categoría de 81kg. Un duelo desigualado en principio por la muy superior experiencia del madrileño frente a Cevallos que subía al ring con tan solo cinco combates y 21 años de edad. Carpintero es un luchador profesional de la modalidad de K1. Pero en boxeo no hay nada escrito y así lo demostró Cevallos sobre el tapiz. Dio una gran clase de boxeo haciendo fallar los golpes continuamente a su rival que situado fuera de distancia, se encontraba las contras precisas del jienense cada vez que iniciaba un ataque. Durante los dos primeros asaltos no encontró a Cevallos que son su movilidad de piernas y capacidad técnica superó en todo a Carpintero que, o no tuvo su noche, o Cevallos tuvo culpa de que así fuera. En el tercero, con los dos púgiles mas agotados, Carpintero llego con alguna mano, nada peligrosa, pero que hizo al público soñar con una posible victoria que ya era imposible, debido a la superioridad del jienense en los anteriores episodios del combate. Cevallos silenció el local con su victoria y saber hacer sobre el ring. Tiene mucho que decir este chico de tan solo 21 años en su carrera dentro de las 16 cuerdas.

Mención especial también al jienense francisco José Ávila Prieto, que actuó como arbitro-juez en esta velada, subrayando su enorme potencial como referee del boxeo andaluz y su prometedora evolución en este aspecto.