Publicidad

Reak Jaén: Toni, Gaitán, Nando, Dani Torres, J.Cruz, Quesada, Brian, Fran Miranda, Montero, Molina y Santi Villa

Cadiz CF : Aulestia, Mantecón, Servando, Josete, Tomás, Garrido, J.Espinosa, J.Villar, Fran Machado, Airam y Jona

Decía Rafael Berges, entrenador del Real Jaén, en la previa que sobraban las palabras. Y a fe que, después de lo visto en Cádiz, sobran casi todas.  El Real Jaén CF no pudo obtener premio alguno de su visita al estadio Ramón de Carranza y caía por un gol a cero, merced al tanto marcado por el ex jugador blanco Jona. Partido competido y de rigor táctico creciente, en el que el equipo de Berges fue de menos a más, ofreciendo una imagen seria y competitiva, aunque sin acierto en los metros finales.

El partido comenzó rápido y descontrolado. Primeros compases para el Cádiz CF que gozó del dominio del esférico en los primeros minutos  acompañado de acercamientos de peligro, fruto del desorden inicial en ambos equipos y de la búsqueda del acoplamiento en los conjuntos. Nada más arrancar, una jugada de Juan Villar que concluía en balón cruzado, a punto estaba de ser aprovechada por Airam, cuyo remate taponaba Dani Torres con velocidad. Inicio frenético.

El Real Jaén CF recuperaba sensaciones con el paso de los minutos, mejoraba en combinación, y  crecía ordenando su construcción de juego merced a una acumulación de efectivos en zona medular. Sin embargo, y pese a la mejora progresiva, los locales iban a demostrar pronto la calidad de su pólvora en ataque, y tras jugada individual por banda derecha, Villar servía un centro raso y potente que Jona, en plancha con pie derecho, remachaba a la red sin oposición. El golpe se sintió en el cuadro blanco que buscó la recuperación inmediatamente. Líneas más altas, laterales ocupando posición medular y Santi Villa y Brian en paralelo con la dupla Montero-Molina en punta de ataque. Frente al posicionamiento blanco, los locales continuaban con el plan de rápido avance, merced a las rupturas de Villa y Machado, combinando con envío largo a la posición de Jona, con Airam buscando la caída de balón.

La primera parte maduraba con dos conjuntos que buscaban decididamente sus opciones de ataque. Los de Rafael Berges mostraban un riguroso posicionamiento, mejorando en trabajo de robo y presión, aunque sin fortuna en la combinación a partir de tres cuartos de campo. Con menos balón, el Cádiz CF supo explotar de manera más clara sus armas al contragolpe en conducciones interiores y ataques al espacio, acercando peligro a la meta visitante, bien defendida por Toni con varias intervenciones de mérito.  El primer periodo concluía con una leve mejoría de los blancos, adelantando zona de influencia, aunque sin opciones reales de daño en la punta de ataque.

La segunda parte mantenía el guión de la primera en líneas generales, con dos bloques bien plantados, y el Real Jaén CF intentando romper la línea rival en combinación interior. La salida de los blancos dejaba entrever un intercambio posicional positivo en zona de ataque, con permutas entre Molina y Montero, y con buen trabajo de las bandas, en intentos de arrastre y creación de espacios constante. El Cádiz CF continuaba con su línea prevista y buscaba el daño a la espalda de las líneas de un rival más valiente en plano posicional. En esta tesitura, Airam estaba a punto de marcar en un contragolpe bien realizado en pocos toques, pero su disparo cruzado se estrellaba en el poste de Toni. Berges movía entonces el banquillo y daba entrada a Sutil en lugar de Montero para buscar la movilidad en un ataque que necesitaba de la generación de espacios entre líneas.

El partido veía reducido el ritmo de juego, y para tratar de romper el orden local, el conjunto jienense redistribuía piezas y pasaba a jugar con tres hombres en retaguardia, y tres hombres en ataque con Brian como delantero de hecho. Precisamente, la opción de balón al espacio para la carrera del catalán se convertía en opción de peso para la salida rápida. Bien en sus intentos el extremo, aunque vigilado con eficacia por la zaga local. El partido encaraba la recta final, y la entrada de Prieto dio al Real Jaén CF un dinamismo efectivo en llegada de segunda línea y opciones de crecimiento en ataque. El medio supuso un problema añadido para el mediocampo amarillo, que se veía obligado a aumentar las vigilancias en salida, lo que disminuyó en parte la presión sobre las posiciones de los puntas.

Pese a los esfuerzos del Real Jaén CF, maduro y serio durante todo el choque, el control del Cádiz CF sobre el marcador se mantuvo hasta el final, lo que hizo imposible cualquier opción de acercamiento. El choque finalizaba en el Carranza con derrota para los de Rafael Berges, pese a la sensación de mejoría y crecimiento experimentada.