Publicidad

JAÉN.- Lo de los enfrentamientos entre Junta y Ayuntamiento comienza a ser surrealista en Jaén. Todo se ataca. Todo se contraataca y cada uno saca sus propias conclusiones, incluso cuando se gana o se pierde hasta un juicio. Fue la Junta de Andalucía la que demandó al consistorio cuando este quiso dejar de prestar el servicio de dependencia como obliga la Ley. El juez dice que el ayuntamiento no se puede desentender de esta función y que por mucho que denunciara el contrato debe seguir desempeñando esa función, le transfiera la Junta el dinero en materia de dependencia o no. Por este motivo el PSOE y UGT que han pedido que el alcalde pida perdón por intentar desistir a los más necesitados rechazando y creando inseguridad entre los trabajadores que en aquella época trabajaban como asistentes. De hecho, una de las trabajadores ha asegurado que, aunque están al corriente de pagos, el ayuntamiento de Jaén le debe más de dos millones de euros a la empresa que presta este servicio como concesionaria, Multiservicios Jabalcuz. De hecho, han reclamado que el alcalde envíe una carta a los 460 enfermos dependientes de la ciudad a los que durante un año y medio tuvo en vilo con su decisión de dejar de prestar el servicio, en la que adjunte la sentencia que le obliga a seguir haciéndolo por ser su competencia.

Y ahora viene la versión del ayuntamiento.  Asegura que la sentencia es «una bofetada política» a la Junta por tres motivos, fundamentales. Porque se denunció el convenio en tiempo y forma; porque la sentencia señala que la administración regional tiene la competencia económica; y, tercero, que conmina a ambas entidades a que negocien un nuevo convenio. Según Fernández de Moya «un varapalo judicial» y asegura que irá a los juzgados a que se ejecute la sentencia si la Junta no negocia inmediatamente un nuevo acuerdo entre ambas partes.

Es decir, un nuevo motivo para enquistar una relación inexistente entre Junta y Ayuntamiento que lo único que hace es perjudicar a los jiennenses.