Publicidad

Real Jaén: De la Calzada, Gaitán, Nando, Dani Torres, José Cruz, Fran Miranda, Brian, Quesada, Montero, Fede y Santi Villa. Suplentes: Toni (portero), Astrain, Mario Martos, Ortiz y Sergio Molina.

Córdoba B: Villanueva, Cristian, Toscano, Fran Serrano, César, Uxyo, José Antonio, David Álvarez, Juanfra, Damián y José Fran. Suplentes: Sillero (portero), Lucena, Dani Hernández, Sebas y Quiles.

JAÉN.- El choque arrancaba con dominio blanco desde los primeros compases. El equipo local, con el habitual esquema de dos puntas, iniciaba el partido requiriendo la posesión y la iniciativa en el manejo del esférico. Pronto se acercaban los de Aybar al marco rival, cuando en el minuto cinco, Gaitán probaba fortuna desde la frontal del área con un disparo raso que se escapaba por poco a la derecha de Villanueva. Los minutos transcurrían, y el Real Jaén CF se convertía en director del partido. Buenas incorporaciones desde segunda línea, apoyadas por llegadas laterales con Gaitán y Nando ejerciendo como hombres libres por carril exterior. Sobre el primer cuarto de hora de juego, Santi Villa enviaba un centro preciso a la entrada de Brian, que el catalán remataba de cabeza obligando a intervenir a Villanueva. Tras esto, y con el conjunto blanco dominando el encuentro, sería esta vez, José Cruz, quien a rechace de libre directo probaría de volea un lanzamiento lejano que, una vez más, rozaba el tanto.

El control del juego pasaba por las botas de los locales, y las mejores ocasiones, también. Una cesión cometida por el meta visitante dejaba una clara opción de tanto para los blancos que Villa a punto estuvo de transformar, con un disparo potente, aunque desviado sobre el marco rival. Otro aviso que se escapaba por centímetros. Con el paso de los minutos, el equipo ocupaba más campo rival, frente a un Córdoba CF B resguardado en su terreno y con pocas opciones de llegada más allá de envíos largos a la espalda, bien interceptados por la zaga local. Sólo al final de la primera parte, los visitantes inquietaron la portería local. Fue en un centro cruzado en el que De la Calzada exhibía de nuevo reflejos y precisión, evitando in extremis el remate de Jose Fran que ya enfilaba puerta. El ritmo del partido descendía en los últimos minutos de contienda, y con un Real Jaén CF dominador, aunque impreciso en metros finales, concluía la primera parte en el Municipal de La Victoria.

El segundo acto arrancaba con más equilibrio sobre el verde, aunque con el cuadro blanco como actor principal en la reanudación. Continuaba el desborde por banda derecha, con el que rondando el minuto 5 de juego, Brian iba a buscar de nuevo la ventaja para los locales. Buena jugada de recorte sobre su marca, centro medido que saca la zaga, y rechace para un Gaitán que empalaba el esférico contra la cruceta derecha de Villanueva. A renglón seguido, probaba Nando desde la frontal, y su disparo lo sacaba César bajo palos. Acercamiento con mucho peligro aunque sin concreción final.

Aybar movía el banquillo y daba entrada a Molina para reforzar el juego interior. El equipo pasó a desplazar el peso del juego a su zona de enganche, donde Fede y el recién ingresado Molina daban sostén en la recepción y pausa para la llegada de laterales para el centro. Minutos de mucho peligro local con buena acumulación de efectivos en posiciones de remate y velocidad por bandas.

El periodo seguía su transcurso y el Real Jaén CF se encontraba cada vez más asentado en el verde. El conjunto blanco buscaba el tanto con todo, y el Córdoba CF B trataba de aprovechar la situación en la creación de espacios a espalda de centrales. Tuvo en el ecuador de la segunda parte su mejor momento de construcción el cuadro blanquiverde, aunque sin eficacia alguna, merced al argumentario único de balón largo y envíos laterales.

La apuesta por el gol era total, y el míster blanco decidía dar minutos a Pablo Ortiz en lugar de Miranda. Con el canterano como pareja de Quesada, y con el tridente ofensivo por delante, el rival se veía obligado a defender más atrás a cada embestida, por lo que las llegadas se convertían en una constante sobre la meta visitante. Fruto de esta presión, gozaba Molina de una nueva ocasión en una volea potentísima, enganchada desde la frontal del área, que la defensa salvaba en el camino a puerta.

El último cambio, con la entrada de Martos, dejaba clara la vía de apuesta por los carriles interiores como canal de llegada.  El mejor juego de los de Aybar no encontraba recompensa, y Álvaro Montero, en la última gran oportunidad del partido, gozaba de un mano a mano que no lograba concretar ante la salida de Villanueva. Con el pitido final se daba por cerrado el primer partido del año en La Victoria, sumando un punto más al casillero.