Publicidad

JAÉN.- La Guardia Civil, el pasado día 17 de diciembre, localizó una perra de raza galgo, de unos tres años de edad. El animal  presentaba claros síntomas de desnutrición, que hacían suponer que se encontraba en estado de abandono, por lo que fue recogida por una patrulla del Cuerpo y depositada de forma provisional, en dependencias del Ayuntamiento de Villacarrillo (Jaén) donde permaneció bajo cuidados veterinarios, hasta el día 20 de noviembre, que se produjo su muerte.

En los reconocimientos realizados al animal, se pudo comprobar que presentaba las uñas muy crecidas, evidencia de haber estado atada durante un periodo prolongado de tiempo, de igual forma carecía de microchip, teniendo como única seña identificativa, unas marcas similares a las que realizan algunos ganaderos a sus animales. Iniciada la investigación por la Guardia Civil, se consiguió identificar e imputar a dos vecinos de esta localidad, como presuntos autores de un delito de maltrato y abandono de animales domésticos.

Los imputados son aficionados a la practica de la caza con esa raza de perros, por lo que se realizó una inspección a las instalaciones donde tienen los animales, en la que se intervinieron otros siete perros para su reconocimiento, y se formularon varias denuncias a la Ley de Protección Animal.