Publicidad

JAÉN.- “Estamos ante un ayuntamiento intervenido y vigilado que castiga a la ciudadanía con recortes y paro y beneficia a los responsables de la crisis: los bancos”. Con estas palabras definía, esta mañana, en el pleno municipal Pablo Foche, portavoz de Izquierda Unida la situación en el consistorio jiennense. Y esta es una de sus conclusiones en relación a las cuentas de 2013. El 82% de esa deuda municipal, más de las tres cuartas partes, corresponde a una deuda que en líneas gruesas se ha ido construyendo a lo largo del período 1995-2007, con mayoría absoluta del Partido Popular de Jaén. “Esa imagen de gestores tecnócratas que están recién llegados y que no tienen ninguna relación con la historia de esta y de muchas ciudades de España es una imagen artificialmente construida, pura propaganda», subraya el portavoz de IU.

Así, la deuda ha pasado de los 390 que declaró el el concejal de Hacienda, Miguel Contreras en septiembre de 2011, a 463, 5 millones de euros (296, 437, 581 en deudas a largo plazo y 167 millones de deuda a corto plazo), con una liquidación negativa en 44 millones de euros, a los que hay que sumar los 21,6 de déficit del ejercicio 2012. Para Izquierda Unida, si se comprueban  estos últimos datos que ofrecen en la liquidación de 2013, «podemos ver que la deuda pasa a ser de 463,5 millones, es decir que en tres años y medio, a pesar de las medidas de austeridad, los recortes, los planes de ajuste, etc. etc. la deuda municipal la han incrementado en 73,5 millones de euros más», subraya Foche.

La liquidación del Presupuesto Municipal de 2013, continúa esta formación, señala claramente que el Partido Popular ha colocado a los ayuntamientos en el engranaje de la deuda pública para garantizar los beneficios de las oligarquías financieras y patrimoniales. Los ayuntamientos,  subraya Foche, están dejando de ser verdaderos instrumentos al servicio de la gente, de la ciudadanía. «Han tenido más ingresos que gastos a costa de destruir su capacidad de gestión y su papel constitucional de ser el instrumento de la autonomía municipal. Al mismo tiempo se reduce la capacidad política municipal y se incrementa la deuda pública para garantizar el beneficio de las oligarquias financieras y patrimoniales españolas e internacionales», destaca el portavoz de Izquierda Unida.

En el Ayuntamiento de Jaén las previsiones presupuestarias de ingresos y gastos entre 2011, 2012 y 2013 fueron de 197,2 millones de euros, 129,4 millones de euros y de 139,8 millones de euros, respectivamente. Las previsiones de ingresos y gastos de esos presupuestos se modificaron incrementándose en 74,5 millones de euros, 91,4 millones de euros y 62,3 millones de euros, respectivamente. El nivel de ejecución del Presupuesto que señala la liquidación de 2013 con casi la mitad de las previsiones de ingresos sin ejecutar (el 48,4%) y, 82,1 millones de euros como defecto de previsión que se suma al ya gigantesco remanente de Tesorería del ayuntamiento. La liquidación de gastos señala un nivel de Pagos realizados del 40% y un remanente de crédito de 88,1 millones.

De acuerdo con el Real Decreto Ley 4/2012 de 24 de febrero, el Plan de Ajuste aprobado por ese equipo de Gobierno ha de hacer frente a tres millones de euros al mes, pagaderos igualmente con periodicidad trimestral en concepto de amortización de deuda. «No me negaran que la jugada es redonda», señala Pablo Foche. «Se reduce la capacidad política y económica del ayuntamiento, que pagan caro los ciudadanos; se abonan varios pagos a proveedores cuya mitad se llevan las empresas que gestionan servicios municipales privatizados (FCC, Aqualia, etc) y el consistorio incrementa su deuda pública, que paga la ciudadanía, incrementando los beneficios de las entidades financieras responsables de la crisis», concluye.