Publicidad

JAÉN.- Dentro de cinco meses, a contar desde hoy, habrá una formación política que haya pasado la noche rodeada de risas y champán. Un día antes, el domingo 24 de mayo, se habrán celebrado unas nuevas elecciones municipales, marcadas por algunas novedades que pueden cambiar la fisionomía interna del  ayuntamiento. No va a ser el tradicional choque de poder entre Partido Popular y Partido Socialista. Están apareciendo nuevos actores que, en principio, tienen mucho que decir en este mes de mayo. El PP es el actual equipo de gobierno y lo hace con mayoría absoluta. Lo que podía haber sido una legislatura tranquila con, además, un gobierno nacional del mismo signo político no ha sido tan «amable». Una economía ruinosa ha provocado que tengan que hacer auténticos «farolillos» para el pago y el cumplimiento del presupuesto. Jaén tiene una cruz. Los más de 20 millones de euros en intereses que se pagan. Y una deuda de más de quinientos. Quiebra técnica se llama. Pero ha contado con aliados en Madrid. El ministro Cristóbal Montoro les ha permitido el utilizar el dinero del pago a proveedores lo que les ha dado liquidez a corto plazo, pero se sigue aumentado la deuda de manera considerable. Como hiciera el PSOE cuando gobernaba, el lavado de cara de la ciudad en estos meses, habrá que ver si da réditos suficientes. Lo que sí es cierto es que es el más fuerte actualmente por su actual posición.

El PSOE pasó de una mayoría y gobierno con IU a una hecatombe en las elecciones del 2011. Marcado, también, por las generales y la caída en desgracia de José Luis Rodríguez Zapatero. En vez de apostar por la actual portavoz en el ayuntamiento, las primarias determinaron que sea Manuel Fernández Palomino, quien lidere a los socialistas en la reconquista del consistorio jiennense. Ya sabe lo que se cuece dentro. Fue concejal con Carmen Peñalver, algo que no para de recordarle el equipo de gobierno. Habrá que ver si su campaña recorriendo los barrios jiennenses desde hace meses le da posibilidades en una ciudad algo conservadora.

El resto de las formaciones, a cinco meses de las elecciones, son una incógnita. IU es duda de última hora. Es muy probable que no se presente ni con estas siglas y vaya incoporado en Ganemos, unas plataforma ciudadana en la que sí parece que irá entre otros EQUO Jaén. Quien se pueda sumar a este proyecto es un interrogante mayúsculo. Puede que Podemos vaya en este proyecto, pero a día de hoy está inmerso en un proceso de primarias con resultado más que desconocido. Si en este proceso gana Podemos + sí es más que probable que se incluya. Si gana Más Que Podemos, Sindicalistas Podemos o Podemos Peñamefécit habrá que esperar a finales de enero para saber que harán, lo que implica que el tiempo comience a agotarse. Desde la dirección de Podemos nacional, Pablo Iglesias ya ha mostrado su disconformidad con estas uniones y apuesta por ir en solitario o no ir, directamente.

UPyD acaba de elegir su secretario, Luis Serrano. Una formación con siete años de experiencia ya pero que aún no ha conseguido «pisar» el ayuntamiento. Está ante una de sus grandes oportunidades de conseguir algún concejal. Es posiblemente ahora o nunca. Es el partido de la transparencia pero no se ha traducido en un éxito en las urnas. Esta puede ser su oportunidad pero necesitan moverse y darse a conocer ante la ciudadanía jiennense.

Y, por último, Ciudadanos de Jaén. Un partido que se está dando a conocer en la calle con carpas por barrios de la ciudad pero que aún no ha comenzado con el proceso de primarias lo que les puede dejar poco o nada de tiempo para organizarse de cara a la campaña electoral. Y con poca sintonía en su interior. A nivel nacional todos o casi todos conocen  a Albert Rivera. Ahora en la ciudad tendrá que darse a conocer el candidato. Lo que sí parece es que estas elecciones se presentan muy animadas y con muchos pretendientes a los puestos de relevancia en el consistorio. Y la recta final, aunque parezca mentira, ya ha comenzado.