Publicidad

JAÉN.-  Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo especializado en estafas mediante la modalidad del “Nazareno”, asentado en la Región de Murcia. Contactaban con otras empresas para hacer compras por importes muy elevados. Los miembros estaban altamente especializados y contaban con una nave donde se descubrió gran cantidad de productos almacenados. Han sido detenidos tres hombres y se ha intervenido diversa mercancía al existir indicios de la procedencia ilícita de la misma. La investigación comenzó  a finales del mes de octubre por funcionarios de la UDEV de Jaén tras haber tenido conocimiento de que había un individuo que se estaba haciendo pasar por responsable de una empresa cárnica de Sevilla para llevar a cabo una compra de carne por un importe de 20.000 euros. Con las primeras pesquisas los agentes llegaron al convencimiento de que lo que se estaba fraguando era una estafa, concretamente en la modalidad policialmente conocida como  “Nazareno”, hecho delictivo que requiere una alta especialización por parte de los delincuentes para su ejecución. Este timo es una estafa tradicional que se suele usar contra empresas proveedoras que suministran productos que sean fáciles de revender en el mercado negro, como pequeños electrodomésticos, bebidas alcohólicas, etc. La primera compra es pequeña y se paga rápidamente. Después se hace una mayor y se pagan con letras de cambio o pagarés. Una vez recibida la mercancía el delincuente la revende y desaparece.

El individuo en cuestión, presunto estafador, se hacía pasar por responsable de una empresa cárnica de Sevilla, lo cual  se confirmó que era falso, y el propietario de dicha empresa informó de que tenía conocimiento que esto mismo estaba ocurriendo en varios puntos de España, al estar utilizando individuos desconocidos, falsamente los datos de su empresa, por lo que se requirió a formular denuncia. Además de la estafa que se estaba intentando cometer en Jaén, lo estaban haciendo igualmente con una empresa de Burgos, hecho que quedó confirmado al contactar con la empresa en cuestión. Tras numerosas gestiones realizadas por los investigadores, se conoció que el destino de los productos de la estafa era  la ciudad de Murcia, y que el traslado lo debía hacer una empresa de transportes especializada en la materia, por lo que se contactó con el Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada de Policía Judicial de esa Jefatura, uniéndose a la investigación conjuntamente con la UDEV de Jaén.

Con la colaboración de los empresarios, presuntas víctimas, y de la empresa de transporte, se hizo creer a los presuntos estafadores que la operación se llevaría a cabo, debiéndose entregar la mercancía en Murcia capital, donde se estableció un dispositivo policial en el polígono industrial donde los estafadores se harían cargo de la mercancía. En el lugar se personaron dos individuos para hacerse cargo de la supuesta carne, los cuales, al ser requeridos por los funcionarios actuantes emprendieron la huida en un vehículo a gran velocidad, siendo detenidos tras una persecución policial. Tras las detenciones, se determinó el rol que ambos individuos desempeñaban dentro de la organización, situándose en un escalón por encima un individuo  de nacionalidad española residente en la pedanía murciana de Casillas, bajo cuyas órdenes desempeñaban la actividad delictiva.

Agentes de la Policía del Grupo de Delincuencia Económica consiguieron localizar la nave industrial donde este grupo criminal almacenaba la mercancía obtenida de forma fraudulenta, nave que era regentada por el supuesto cabecilla, que también fue detenido. En el interior de la nave fueron intervenidos gran cantidad de productos, la mayoría de ellos alimenticios, diversos documentos y varios teléfonos. La operación la han realizado conjuntamente agentes de la U.D.E.V. de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Jaén y el Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría de Murcia.