Publicidad

JAÉN.- El actor Rafael Álvarez «El Brujo» será el encargado de protagonizar este viernes la jornada de clausura del XV Festival de Otoño de Jaén con el espectáculo «La Odisea», basado en la obra homónima de Homero, que se representará a partir de las 21,00 horas en el Teatro «Infanta Leonor». El precio de las entradas oscila entre 22 y 26 euros para este espectáculo, que, según la información recogida en la página web del Festival de Otoño, es un proyecto que se integra en una línea de trabajo sostenida durante años siguiendo el estilo propio del «actor solista», tradición europea que «se remonta a los juglares antiguos y cuyo exponente más prestigioso es el premio Nobel Darío Fo».

De esta manera, «La Odisea» sigue el impulso de espectáculos como «Lazarillo de Tormes», «El Quijote» o «El evangelio de San Juan», y sobre la base de un referente clásico de amplia difusión cultural se ofrece al público «una lectura renovada de los mismos motivos antiguos tratando de extraer los valores contenidos en ellos en una época en la que la información, a veces, menoscaba el sentido y la orientación final del conocimiento». La obra incorpora la música en vivo con instrumentos tradicionales antiguos que remiten al contexto musical de Oriente, Turquía, Bizancio y la India, tabla hindú, pedales, citar o notas sostenidas, y presentará «un mundo fantástico para un público que no tiene tiempo para leer estos textos pero que está ávido de ellos en el marco de los grandes festivales del teatro clásico de este país».

El espectáculo estará conectado desde la perspectiva y el punto de vista de la diosa Palas Atenea, verdadero artífice de las aventuras de Ulises a través de su origen de retorno a Ítaca. Así, Ulises aparece como «un instrumento eficaz para que la diosa despliegue su acción y su energía en el mundo, la transformación del instinto primario que lleva al hombre (a Ulises) a la violencia, en una fuerza positiva y civilizadora que la conduce a la paz». El espectáculo busca unificar luz, escenografía, música y ritmo «con la prosodia clásica y una adaptación del texto» homérico, y «pretende extraer los valores simbólicos implícitos en el relato y prodigarlos con un lenguaje asequible a las pretensiones del teatro popular». Esta composición pone el punto y final a este Festival que después de tres meses echa el telón.