Publicidad

JAÉN.- Mientras algunos disfrutan de un puente espectacular otros, aún, se relamen de sus heridas, por tres días cerrados. Estos últimos, los comerciantes del mercado de abastos de San Francisco. Tres días de cierre que ya, en pleno mes de diciembre, suponen pérdidas de miles de euros. «No recuerdo y llevo aquí desde pequeña que este mercado haya estado cerrado tres días seguidos», señala una de las comerciantes que, esta mañana, esperaban un «milagro» de la Inmaculada que abriera las puertas del mercado para poder trabajar. Una ruina para muchos de ellos, en lo que son los días más fuertes del año. Y más cuando las grandes superficies sí abren hoy. «Lo único que queremos es que se cumpla la ley», asegura el presidente de la asociación Jaén Merca-Centro, José María Hermoso. «Que nos dejen abrir diez festivos al año. Y que abra el que quiera. Lo que han hecho ha sido enfrentarnos entre nosotros», aseguran. Se refiere a la votación que se hizo entre los comerciantes de San Francisco para ver si querían abrir o no este 8 de diciembre.

«Pero era una pregunta con trampa», asegura otra comerciante. «Porque hay algunas grandes empresas que no tienen necesidad de abrir. Tienen muchos puestos dentro y los trabajadores de aquí, sino abren, se los llevan a otros negocios que tienen», señala. Una lucha en  clara desventaja, de estos pequeños comerciantes con los grandes que hay dentro del mercado, y contra las grandes superficies. «La solución es que abran los que quieran, como otro día cualquiera, y punto. Y, además, pedimos que se abran todos los domingos que quedan de diciembre y los festivos como el resto de comercios. Que en pleno siglo XXI, con la que está cayendo, te prohíban trabajar es incomprensible», subraya José María Hermoso. Y es que cada jornada de mercado que se cierra en estas fechas, se pierden entre cien mil y ciento cincuenta mil euros diarios, en uno de los meses más importantes para ellos. Unos comercios que tienen una gran afluencia de funcionarios que, únicamente, pueden comprar los fines de semana, porque tampoco se abre las tardes. Así que las pérdidas, esta semana, serán cuantiosas. «Luego dicen que quieren fomentar el empleo y salir de la crisis, pero no sé qué motivos tienen los que nos gobiernan para querer  dejar así este mercado caer», continúa Hermoso. Doscientos puestos que esperan, mañana, recuperar parte de lo que no se ha vendido estos últimos días, aunque es complicado remontar lo perdido.