Publicidad

JAÉN.- El Juzgado de lo Penal número uno de Jaén ha condenado a un año y tres meses de prisión a dos hijos, José y Antonio M.F., de la mujer que el 30 de octubre de 2013 murió arrollada por una máquina tipo pala-compactadora cuando rebuscaba entre la basura en el vertedero municipal, y ello por agredir al conductor de dicho vehículo tras el referido suceso, informa Europa Press.

Se trata de una condena por un delito de lesiones aceptada en virtud de un acuerdo de conformidad entre las partes y plasmada en una sentencia fechada el pasado 24 de noviembre, en la que también se impone una pena total de nueve meses de prisión para un tercer hijo de la fallecida, Juan M.F., por un delito de amenazas, tres meses, y otro de resistencia, por el que se le condena a seis meses de cárcel.

Además, la sentencia, consultada por Europa Press, prohíbe a los dos primeros acusados a acercarse en un radio de 500 metros al conductor agredido y a comunicarse con él por un periodo de tiempo de cuatro años, misma prohibición, aunque por un lapso de dos años, que se le impone al tercer encartado, Juan M.F., al que también se le impone el pago de una multa de dos euros diarios durante diez días. Asimismo, este último tendrá que indemnizar con 326,70 euros en concepto de responsabilidad civil a FCC, la empresa que gestiona el vertedero.

La sentencia, que es firme al haber sido acordada previamente, considera probado que los hechos se derivan del «accidente» registrado sobre las 8,00 horas del 30 de octubre de 2013 en el vertedero municipal de Jaén, sito en la carretera de Fuerte del Rey, del que «se siguen actuaciones aparte», y en el que murió una mujer como consecuencia del «atropello de la máquina industrial que conducía M.C.M.».

Los acusados Antonio y José M.F., «que se encontraban en el vertedero, al percatarse de la muerte de su madre reaccionaron con extremada violencia» y, «auxiliados de un palet, le dieron una paliza» al conductor, que «se bajó del vehículo para saber lo que había sucedido».

Como consecuencia, M.C.M. sufrió distintas lesiones; entre ellas, «fractura abierta de huesos propios» y «contusiones en cabeza, cuello, cara y región costal», según detalla la sentencia, que concreta además que este hombre «tuvo que ser intervenido quirúrgicamente con tratamiento rehabilitador».

Posteriormente, añade la sentencia, «se personó el otro acusado, el hermano llamado Juan, que al enterarse de la muerte de su madre cogió una barra y fracturó el cristal de una máquina propiedad de FCC Medio Ambiente tasada en 326,70 euros», la cantidad con la que ahora tiene que indemnizar a dicha empresa.

Además, este tercer encartado, «pese a ser requerido por la Guardia Civil para que se calmara y dejara de golpear bienes de FCC, desobedeció a los agentes obligando a éstos a intervenir forcejeando duramente con los mismos y diciendo a voz en grito que lo dejaran, que tenía que matar al de la máquina, que sabía dónde vivía», en referencia al conductor, que «ha renunciado expresamente a ser indemnizado», según puntualiza la sentencia.