Publicidad

JAÉN.-  Comienza a estar cansada la gente del juego del Real Jaén porque no saben a qué juegan. Y, sobre todo, porque aunque están en puestos de playoff ven como se aleja, cada vez más, del primer puesto que es el objetivo por plantilla y calidad del conjunto blanquillo. Y aunque no pierde, estos empates, aparen insulsos en el casillero jiennense porque ni para adelante ni para atrás. Se queda en un lugar intermedio que te da derecho a nada pero sufriendo y peleando más de la cuenta. Esta vez el empate fue contra el CD El Palo, en un partido, dominado por los locales en la mayor parte de su desarrollo, pero que no terminó de caer del lado de los blancos, que hicieron lo posible por llevarse la victoria. La gran actuación del meta Pol, y la falta de acierto de cara a gol en otras tentativas, impidieron la cristalización del tanto. Un mal ya casi endémico del Real Jaén.  El choque comenzó controlado por el Real Jaén. Manejo ágil de balón, vocación ofensiva en el planteamiento, y constantes llegadas. Las transiciones rápidas permitían el acercamiento a meta, prueba de ello es la ocasión de  Fede nada más comenzar, que el punta no consigue cristalizar en el mano a mano con Pol, tras buena jugada colectiva. El ritmo de ataque seguía creciendo, y Sergio Molina, tras gol anulado por fuera de juego, prueba de nuevo al portero rival con un duro disparo que el cancerbero saca en un alarde de velocidad bajo palos.

Los blancos mantuvieron la apuesta de control y líneas altas en el verde,  pese a la disposición de un rival por entero colocado tras línea de balón, y con el empleo de contragolpes como único arma de ataque. Con algunos intentos inconexos de por medio, la iniciativa seguía del lado de los pupilos de Aybar, y sobre la media hora, una jugada de Brian con disparo al segundo palo, a punto esta de ser aprovechada por Fede que no llega al balón por centímetros. El equipo se encontraba cómodo, y la ocupación de espacios estaba siendo eficaz, tanto para llegadas, como en el robo en campo rival. Brian y Molina volvían a probar fortuna frente a un Pol que se convertía en el salvador de su equipo con dos nuevas intervenciones de mérito. Buscando la réplica, el CD El Palo intentaba la ruptura del bloque con balones largos a espalda de centrales, intentando a través de Damián y Amaya, una ocasión clara que no acababa de llegar. Sobre la bocina, Quesada probaba fortuna de testarazo colocado, al que de nuevo, respondía Pol en parada antológica.

La segunda mitad empezaba marcada por el ritmo impuesto desde el bando blanco, aunque algo más trabada que la primera. Las ocasiones caían de parte local en el arranque, con dos cabezazos de Villa y Fede que no encontraron puerta por poco. La zaga de Muñoz se esforzaba en cerrar espacios y opciones de pase interior, pero las ocasiones seguían llegando. Además, con la entrada de Pedrito en lugar de José Cruz, el equipo sumaba un nuevo pasador y añadía velocidad al toque. La búsqueda de espacios por los costados fue una constante en el devenir del juego. Brian, muy activo toda la tarde, y  bien apoyado por Gaitán, se convertía en el mayor incordio para los malagueños en el uno contra uno. Pasado el cuarto de hora de juego, una buena jugada colectiva en línea de tres cuartos, posibilitaba la llegada de Nando, que disparaba duro y raso, en nueva ocasión para que Pol salvase al equipo visitante.

Pese al mejor papel de los de Aybar, la contienda igualaba sus puntos en cuanto a presencia y continuidad en el juego. El CD El Palo buscaba su opción, y aprovechando un error de la zaga, Damián a punto está de lograr el tanto. Buscando un cambio de timón, el míster local introduce a Paco Sutil en lugar de Gaitán, con lo que la apuesta por el ataque se vislumbraba total. Brian, por dos veces, roza un gol más que merecido para los jienenses. Con todo, el choque se extinguía entre juego cortado y posesión dividida entre los contendientes. La falta de control posibilitaba que Amaya gozara al final del partido de una clarísima ocasión para hacer el tanto vencedor, pero De la Calzada se cruzaba en su camino, y lograba que el punto se quedase en Jaén.