Publicidad

JAÉN.- Cualquier hecho contra los animales son deplorables pero el maltrato a galgos es, cuando menos,  repudiable. Por desgracia, muy frecuente.  Y, esta semana, se ha vuelto a repetir. A las 18’00 horas, en la localidad de Jódar, fue imputado un varón como presunto autor de un delito de maltrato animal, al atar un perro de raza Galgo en un árbol con la intención de causarle la muerte por asfixia mediante suspensión. Las investigaciones llevadas a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, comenzaron al recibir denuncia de la Asociación “Mágina Animal” a la cual le había sido entregada una perra con  graves lesiones en el cuello, investigaciones que culminaron con la imputación del presunto autor y la formulación de tres denuncias administrativas, por las condiciones en las que se encontraba el animal. El perro fue trasladado a una clínica Veterinaria de Bailén, la cual ha podido curarla mediante intervención quirúrgica y en la actualidad se recupera con sus nuevos propietarios de adopción.