Publicidad

JAÉN.- EL PSOE de Jaén reclama al alcalde, José Enrique Fernández de Moya, “más contundencia” ante las escombreras ilegales que proliferan en la ciudad y le exige que no se excuse en que no tiene constancia “de lo que todo Jaén está viendo a diario y sobre lo que el Defensor del Pueblo ha actuado de oficio, motu propio”. La portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital, María del Mar Shaw,  recrimina a de Moya que la estrategia de esconder la cabeza bajo el ala “no le exime de actuar ante lo que es un clamor popular”. “No hay más ciego que quien no quiere ver y el alcalde gobierna una ciudad regada de puntos de vertido que se denuncian a diario en las redes sociales y sobre los cuales ya han advertido las autoridades y también el propio grupo municipal socialista. Él es el único que no los ve y eso es inadmisible en un regidor público que consiente que a la concesionaria del servicio de limpieza se le esté pagando un sobrecoste de 18 millones de euros por no tener al día el contrato”, sostiene la concejal.

Con ello, la edil sale al paso de la respuesta mediática a este problema de De Moya, quien “ha echado balones fuera” diciendo que no hay informes de la Policía Local ni de la empresa sobre la situación. “Y como no sale a la calle, ni se patea los barrios, ni oye las quejas de los empresarios de los polígonos y los grupos ecologistas pues tampoco tiene conocimiento de la mera observación directa como hacen a diario los jiennenses de a pie”. Shaw señala que el alcalde ha vuelto a poner a Jaén “en el punto de mira de la vergüenza nacional” cuando de nuevo las televisiones han visitado la ciudad para hacerse eco de este problema en el que ha tomado cartas el Defensor del Pueblo, “que ha venido a enmendarle la plana”. “Nos ha sorprendido ver que las imágenes de los vertederos que se han reproducido estos días son las mismas que denunciamos este verano. Prácticamente los 32 puntos de vertido que señaló en su día la autoridad ambiental están intactos. No se han limpiado y siguen creciendo. Por eso el alcalde no ha salido a dar la cara ante los medios nacionales, porque “no hay excusa para no haber actuado en este tiempo”.

El PSOE destacó el pasado verano que los polígonos industriales y el entorno del distribuidor Norte y los accesos a la ciudad presentaban “una deplorable e indecente imagen”, con puntos de vertido incontrolado incluso en parajes de gran valor natural donde se acumulaban restos de construcción de pequeñas obras domésticas, muebles y enseres. “Esa denuncia iba acompañada de un reportaje fotográfico de al menos una decena de escombreras. Si dice no tener constancia por la inspección de estos puntos el PSOE no tiene inconveniente en hacerle llegar copia de las imágenes de las distintas zonas o hacerle llegar el reportaje emitido en televisión”, dice Shaw.