Publicidad

MADRID.- Perder no es plato de buen gusto para nadie. Pero hacerlo con honor debe dar moral e ilusión a un equipo que lo ha dado todo en Madrid, ante el InterMovistar. Caer como luchadores. Jugó el Paraíso Jaén Interior más y mejor. Y no quien lo dice son los datos. Más ocasiones de gol, algunas por cierto  clarísimas y más posesión de pelota, 53-47 por ciento. Salieron a dar espectáculo y a fe que lo dieron. Las tuvieron de todos los colores Chino, Buendía… Todos.

Pero la clave estuvo en la jugada del tres a dos. Antes, durante la primera parte se adelantó el Jaén muy temprano pero en un minuto tonto el Inter le dió la vuelta. Y así se llegó al descanso. El Paraíso salió lanzado en la segunda parte que varias ocasiones clarísimas para empatar pero no pudo. El equipo madrileño tras una clarísima falta al portero marco cuando el cancerbero se dolía en el suelo. Y ahí se terminó el partido y se calentó, también. Un cuarto gol más dejaba K.O. al conjunto jiennense. En los tres minutos finales dos goles más dejó el definitivo 5-3. Una derrota amarga pero llena de orgullo.