Publicidad

JAÉN.- «Vamos a intentar reactivar la Agenda 21 porque está muerta». Este es el principal objetivo de un grupo de vecinos que se han reunido en el antiguo Hospital de San Juan. Esta Agenda, haciendo algo de historia, fue un proyecto de participación que empezó en una legislatura de Miguel Sánchez de Alcázar, se desarrolló, por completo, con el siguiente equipo de gobierno de PSOE e IU, con un plan de acción donde participaron más de mil vecinos. Durante esta época se terminó de elaborar las acciones que, desde la ciudadanía, se consideraban necesaria para que la ciudad fuera mejor. 245 acciones que fueron asumidas y aprobadas por los tres grupos municipales y, casi diez años después, no se han cumplido. «Erala primera vez en la democracia, por lo menos en Jaén, que surge un conjunto de propuestas desde la ciudadanía, la asumen los políticos y aprueban realizarlas. Lo que dijimos es: Queremos que hagáis esto y ellos lo aceptan y se comprometieron. Era estupendo¡¡¡ Ahora solo hace falta que se cumpla», comenta a HoraJaén, Manuel Ruiz Torres, presente en la primera Agenda 21 y que está apostando por volver a retomar.

Los motivos de la caída en desgracia de este plan no está clara. Se fue dejando morir poco a poco. «Ha sido como un suflé que se fue desinflando y cayó en el olvido. Falto promoción para con la ciudadanía y, por supuesto, hubo falta de interés por parte del equipo de gobierno en llevarla a cabo. Cada uno de los actores hemos tenido nuestra parte de responsabilidad», prosigue Manuel Ruiz. Ahora se están retomando los contactos y las reuniones con la base social. Pretenden crear el Foro de Sostenibilidad que debe ser la base social sobre la que se puede ir sustentando esta Agenda 21. E ir sumando suficiente apoyo social de colectivos o personales y exigir al equipo de gobierno lo que el mismo equipo de gobierno aprobó. «Los grupos políticos fueron los que lo aprobaron. Que se cumpla. Para la mayoría de los proyectos no se necesita una fuerte inversión sino voluntad de llevarla a cabo», matiza.

Y es que el objetivo de esta primera Agenda 21 proseguía algo muy sencillo. Mejorar la calidad de vida de los jiennenses. «Si se hubiese empezado a cumplir total o parcialmente las propuestas, en Jaén, se viviría mejor y estaría mejor», concluye. Y es que este plan englobaba acciones  a casi todos los sectores que determinan la calidad de vida, que inciden en que se pueda vivir mejor. Si se hubiese articulado en sus doce segmentos de circulación, parques, energía, residuos, participación ciudadana o Patrimonio Cultural, etc. prácticamente, todo lo que hace, que una ciudad se viva mejor, estaba contemplado.