Publicidad

Por @CondondeJaen

¿Que hemos hecho en Jaén mal? ¿Porqué no llegan a Jaén las infraestructuras? ¿Porqué no desciende el paro? ¿Porqué es, probablemente, la capital de provincia con peores accesos y comunicaciones?

Creo tener respuesta: por voluntad política.

Tenemos un Excelentísimo Alcalde del Partido Popular, y una Presidenta de Andalucía del Partido Socialista (en unión con Izquierda Unida). Signos distintos (o no tanto) condenados a entenderse. O no.

Entendimiento para luchar y beneficiar a una provincia y ciudad rotas por las cifras del paro, llena de proyectos que nunca se acaban (y los que se acaban se acaban debilitando y destrozando por el paso del tiempo), entre otra multitud de temas que podrían señalarse.

Pero desde un principio, tanto Alcalde como Presidenta, no se han entendido. O no han hecho ni por ello.

Desde el Ayuntamiento de la ciudad, continuos ataques, lenguaje nada conciliador, y la manida frase: “la culpa es de la Junta”.

Desde Sevilla, una absoluta y mezquina pasividad hacia una de las provincias que es uno de los motores del PSOE andaluz.

Cada nuevo tema, es caballo de batalla digno de usar y arrojar a su contrincante; ya sea desde Jaén a Sevilla o desde Sevilla a Jaén.

Un Tranvía que no anda desde hace dos años y medio, un museo con años de atraso, una deuda de 60 millones con la Universidad de Jaén, un paro del 40%, la Carretera Circunvalación, el Conservatorio, la Ciudad de la Justicia, la Ciudad Sanitaria, planes de empleo que nunca se ejecutan, la gestión de las guarderías o de la dependencia (se me acaban los calificativos respecto a este tema). Una ciudad sin ocio, sin alternativas, sin transporte adecuado.

Que si ERES, que si Púnica. Que si Chaves, que si Granados.

Todo ello, con una maquinaria de cibervoluntari@s que se desviven, día y noche, por tirarse trapos sucios a la cara. Una maquinaria que saca uñas y dientes para defender quien de ambos hace, al fin y al cabo, menos por la ciudad.

Y el señor Francisco Reyes, Presidente de Diputación, ahí está, con sus cosas, haciendo lo que puede.

¿Pero y que pasa con Jaén?

Pues que está rota. Como dije en otras ocasiones: sucia y gris. Un gris cada vez más oscuro. Estos señores (por llamarlos de alguna manera educada) se pierden en debates banales, mientras la gente pasa hambre, emigra, y le roban.

Dos entidades, dos políticos que en vez de remar hacia un beneficio común, reman en direcciones opuestas. Desde Jaén no parece quererse un entendimiento, ni siquiera al diálogo. Desde Sevilla, simplemente, Jaén no existe.

Una ciudad con un potencial tremendo. Con un entorno envidiable, con cientos de posibilidades por conocer y desarrollar. Una joya en bruto. Una joya que no quieren.

Y digo yo: ¿Qué ha hecho Jaén para merecer esto?

IMG_20141104_095522

(Estado que presenta cada vez que llueve la Carretera Circunvalación; el Ayuntamiento dice que es competencia de la Junta, que no hace nada. La Junta ni dice, ni hace nada)