Publicidad

JAÉN.- “Es como la pescadilla que se muerde la cola. Si no juegas, te sientes mal. Y cuando ya estás jugando, te sientes peor”. Esta es la sensación que sufre un ludópata. Hoy, se celebra, en todo el mundo, el Día internacional sin Juegos de Azar, bajo el lema “Todos somos responsables”, ya que se quiere que la familia se implique en la detección y ayuda a las personas afectadas por esta enfermedad. En Jaén, se calcula, que hay unas 35.000 personas “enganchadas” al juego y, otro tanto, a los que les empieza a afectar, aunque no han llegado aún al nivel de ludopatía.

Una de las señales, que tienen las familias, para detectar una posible adicción es el problema económico, fundamentalmente, pero, también, el aislamiento, llegar a casa y recluirse en la habitación y no tener conversación. Todo ello con un denominador común como son las mentiras. “Son cosas obvias de que se miente una y otra vez, es imposible pensar que no pasa nada. No se comunican para que no les pillen las mentiras. Se cierran en banda y no reconocen nada de lo que les pasa”, señala a HoraJaén, Fernando Sancho, presidente de la Asociación de Ludópatas Rehabilitados de Jaén, Alujer. Por este motivo salen hoy a la calle. Han puesto durante la mañana varias mesas informativas para que la gente sea capaz de detectar esta adicción. “Cuando hay sospecha es mejor ponerlo en manos de profesionales porque los ludópatas no lo reconocen. Pedir ayuda es casi imposible. Uno es difícil que lo deje sin ayuda”, prosigue. “Fue una alegría y soy afortunado de haber llegado a la asociación. Hoy celebro mi 19 cumpleaños de vida sin juegos de azar”, resalta el presidente de esta asociación.

Lo que está demostrado es un cambio de tendencia brutal en los últimos años. Con la crisis ha habido descenso en las personas mayores  que venían pidiendo tratamiento. Hasta hace dos años el 70 por ciento de ludópatas que acudían a la asociación eran mayores de 45. Ahora ese porcentaje corresponde a adictos desde los 18 a los 45. “Tenemos hasta chavales menores de edad, cuando por ley no pueden jugar”, matiza Fernando Sancho. Una tendencia que tiene que ver, también, con el acceso al juego que hay en internet y sin control alguno. “El juego está destrozando familias y sueños. En nuestra sociedad, constantemente, se fomentando su consumismo. En televisión, con los mensajes para ganar; en internet con súper ofertas, etc. Y no se hace bien a la gente”.

Tradicionalmente eran las máquinas tragaperras las que más usaban los ludópatas porque un juego es más adictivo cuando menor ser el tiempo que pasa entre apuesta y resultado. Ahora con las nuevas tecnologías con, incluso, el móvil ese tiempo es casi cero. Por eso, la familia es, fundamental, para la detección de esta adicción y para su tratamiento. Recibe un tratamiento casi igual que el enfermo porque tiene que aprender a ayudar al enfermo.

El contacto de la Asociación de Ludópatas Rehabilitados de Jaén es:

Teléfono 953 23 29 71

Dirección: Adarves Bajos, 18-20