Publicidad

El camino hacia la igualdad real entre hombres y mujeres se consigue a través de la Educación. Así se lo transmitió, en un vídeo, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, a las cientos de personas, en su inmensa mayoría féminas, que abarrotaron en Teatro Montemar de Baeza. Se congregaron para festejar el Día Internacional de la Mujer Rural, un acto en el que ocho andaluzas —una por cada provincia— fueron galardonadas por su labor, en un acto que contó con la presencia de las consejeras de Igualdad y Agricultura, María José Sánchez Rubio y Elena Víboras, respectivamente.

En el caso de Jaén, la premiada fue Ana Hervás, de Bélmez de la Moraleda. Es una educadora de personas adultas comprometida con la igualdad de las mujeres y la recuperación, conservación y transmisión de la cultura de su entorno, así como con la utilización de las nuevas tecnologías.
Ella personifica, a la perfección, el sentir de la celebración de este año, con el lema “La educación, la gran igualadora social en el mundo rural”. Se da la circunstancia, además, de que la premiada de Almería también procede de tierras olivareras. Es Rosa Melguizo, natural de Villagordo, y ha dedicado gran parte de su vida a labor educativa, tanto en el medio rural como urbano. Actualmente, presta parte de su tiempo a víctimas de violencia machista, especialmente, a mujeres que residen en pequeños núcleos.
“Son mujeres que reciben un reconocimiento por su labor fundamental en el mundo rural en representación de muchísimas otras que han dedicado o están dedicando sus vidas a la educación”, defendió Elena Víboras. En la misma línea, se manifestó Sánchez Rubio, que también reconoció que es la mejor arma para lograr la libertad y la igualdad entre hombres y mujeres, especialmente en zonas rurales y de mayor dispersión.